El golazo que no fué

Román vuela, todos miran. El golazo quedó para otra oportunidad.

Voló. Y con la punta del pie izquierdo, su pierna menos hábil, hizo lo más difícil. Durmió la pelota. La acarició y la dejó ahí, suspendida, como desafiando las leyes gravitatorias. Y así también estaba él. En el aire. Y antes de que el esférico toque tierra otra vez, mucho antes, con el pie derecho dibujó una vaselina que podría haber sido para el recuerdo. Pero no fue así. La caprichosa lo fue más que nunca y se posó en el techo del arco, cómodamente, como riéndose de lo que podría haber sido una obra maestra del 10. Si la trayectoria hubiera sido diferente, si la pelota en vez de descansar pasivamente arriba, lo hubiese hecho felizmente adentro del arco, el fútbol era feliz. Y cerrar la cancha, no hubiese sido exagerado.

Canción.

Anuncios

4 pensamientos en “El golazo que no fué

  1. "Ésta aquí, la pelota, me ayudó mucho. Ellas, o las hermanas de ella, ¿no? Es una familia que yo le tengo gratitud. En mi pasaje por la tierra, ella fue lo principal. Porque sin ella nadie juega" Domingos da GuiaBeso Song

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s