San Román

Boca volvió a ganar y el 10 volvió a mojar, otra vez de tiro libre. De prescindible a pieza clave, el diez le salvó la cabeza a varios, incluida la del DT, y La Bombonera, que dos fechas atrás ardía, fue una fiesta.


¿Cómo se explica que, cualquiera sea el equipo, un jugador pase de ser prescindible para el DT a pieza clave y salvador? Y mucho más difícil es explicarlo si ese jugador es Juan Román Riquelme en Boca. Pero hoy, una vez más, el 10 le demostró a Falcioni en cancha cuanto se equivocó en sacarlo hace algunas fechas, algo que con todo lo que pasó ya parece lejano.

Hoy en día Román, para JCF, es titular indiscutido. Y éste lo demuestra en cancha. Se venía una parada brava: de local –que ahora es más difícil que jugar de visitante- el puntero y último campeón Estudiantes. Y ni a él ni a sus compañeros –va, a algunos sí- les pesó la responsabilidad. Es más, muchos se agrandaron.

Por suerte, hoy no fue Román -10. Hubo puntos altos que permitieron llevar adelante un partido más que complicado. Y eso que arrancó, cuando no, con un gol en contra en los primeros minutos, tras gravísimo error defensivo, en éste caso de Insaurralde. Por eso, al dar vuelta el resultado, el mérito de bajar al Pincha de arriba de todo es doble.

Puntos altos a marcar: Somoza y Erviti, refuerzos que hasta ahora no habían aportado nada y hoy tuvieron su mejor partido. Los ingresos de Mouche –centro- y Viatri –gol-. Y, cómo siempre que está dentro del campo, el 10.

Es cierto que, como ante Colón, no fue su mejor partido. Pero –y no me voy a cansar de escribirlo- con lo que aporta le sobra para ser el mejor de Boca y de la cancha. Y regaló, en un nuevo aniversario del Club, una pincelada de magia, con su tiro libre remake del gol a Cúcuta en 2007. La besó, la acomodó y la acarició al ángulo cuando el equipo más lo necesitaba. Y después, manejó los tiempos. Cosa que el 11 pincharata no pudo hacer en ningún momento.

Hoy Boca está a cinco puntos de los líderes. También es cierto que tiene catorce equipos –de veinte- delante. Pero luego de un arranque para el olvido, hoy se puede permitir soñar con aspirar a algo y no quedar afuera de todo antes de empezar. Y mucho, aunque algunos obtusos no quieran verlo, se debe a JR. Cómo que Falcioni todavía esté sentado en el banco Xeneize y no pidiéndole laburo a San Cayetano. Y el puesto se lo debe al 10. Rezale San Román, Julio.
Anuncios

Un pensamiento en “San Román

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s