"Mejorar mucho"

Boca volvió a pasar penurias en su propia casa y sobrevivió por el fútbol de Román. El equipo no levanta cabeza pero el 10 sigue apagando incendios: otro gol y un buen partido para rescatar un empate.

El 10 volvió a marcar pero esta vez no alcanzó para ganar. 

Es reiterativo, pero parece que la película se repite fecha tras fecha. Boca juega mal, siempre. Y sí el 10 juega bien, las falencias –defensivas, en el mediocampo y en ataque- se disimulan un poco. Ante Lanús, hace 7 días, fue indisimulable. Y hoy, con un diez enchufado, se rescató un punto.

¿Un punto en La Bombonera? Eso es a lo que aspira Boca hoy. El DT, con sus declaraciones de casete, no muestra autocrítica y, lo que es más preocupante, muestra conformidad. La contracara, obvio, es Román. Hincha del buen fútbol y, por sobre todas las cosas, de  Boca, no soporta este presente y pide “mejorar mucho” y no entiende como “nos hacen tres goles en nuestra cancha”.

Hoy fue uno partido típico de Boca en la Bombonera de los últimos tiempos: ataques livianos, primera llegada rival fue gol, Riquelme empujando y los demás mirando. Cuando agarra la pelota, nadie se mueve. ¿Culpa de quién? ¿Jugadores que no acompañan o táctica mezquina? Un poco de todo.

¿Se puede jugar sólo? No. Pero, cada día sorprende más el 10, se puede hacer mucho. Puro insulto era el estadio post 0-2, pero el empuje de Román pudo más y calmó, al menos por un rato, a las fieras que no paraban de reprobar a un equipo que se lo merecía.

Aunque se puede decir que hubo algunos puntos “altos” –Somoza, Clemente, Erviti, Colazo-, comparado con anteriores actuaciones, ninguno llega a un nivel necesario para complementar al 10. Y él, estratega como pocos, necesita de ellos para desplegar su juego de elite.

Porque, con un equipo que acompañe, los números demoledores del enganche en este torneo depositarían sin escala al equipo en una posición mucho más cómoda: tres goles en seis partidos, múltiples asistencias y un par de tiros en los postes.

Lamentablemente, Boca juega sólo cuando se despierta él. Si no, como frente a Lanús, el equipo desaparece y deja en evidencia todas sus falencias -¡cuántas son!-. Pero cuando aparece, los rivales se achican, los compañeros se agrandan y él transforma las piedras en oro. Pero por ahora no alcanza. Y, cómo suplicó tras el partido, habrá que mejorar mucho.

Disfrutá el gol de Riquelme a Tigre:

Anuncios

Un pensamiento en “"Mejorar mucho"

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s