Lio está feliz

Riquelme vuelve a la Selección y eso es una buena noticia para el crack del Barcelona: con el 10 se vio su mejor versión con la celeste y blanca. Y, con su ausencia, un Lio apagado y muy criticado. En la nota, repasá la estadística de Messi con y sin Román.

Con José Pekerman dieron sus primeros pasos juntos, pero sin mostrar demasiado. Basile los juntó y Messi, como pocas veces en la Selección, brilló. Maradona y Batista, por distintos motivos, los separaron. Y hoy, se renueva la ilusión y la sociedad con un nuevo DT.
Alejandro Sabella citó a Riquelme para la Selección Local y, si la lógica no falla, también debería hacerlo para jugar las Eliminatorias. Y ahí, cuando se juntan los de acá y los de allá, volvería esa dupla mágica que de sus pies sólo se genera una cosa: fútbol.
Nadie puede dudar de las condiciones de Liones Messi. Cómo tampoco se puede obviar su baja en el rendimiento cuando cambia la azulgrana por la celeste y blanca. Pero esa diferencia entre Barcelona y Argentina no era tan notoria cuando la diez la tenía en la espalda un tal Juan Román Riquelme. Veamos.
El último partido que Román y Lio jugaron juntos fue el 11 de octubre de 2008, cuando, por la última fecha de la primera rueda de las Eliminatorias para Sudáfrica 2010, Argentina venció 2-1 a Uruguay en el Monumental con goles de Agüero y el propio Messi. 
Además de aquel triunfo, en conjunto disputaron otros 25 encuentros, con un total de 16 victorias, 4 empates y 6 derrotas. Una final de Copa América en Venezuela 2007 -el pico en el rendimiento de Lio- y la medalla dorada en Beijing 2008. Con Román, Messi convirtió 9 goles, de los cuales 8 fueron oficiales, cuatro con asistencia directa del diez xeneize. 
Pero, aunque pocos lo remarquen, el crack del Barcelona sintió la ausencia de Román, como también la Selección Argentina. También en 26 partidos -16 triunfos, 3 empates y 7 caídas-, Messi convirtió 6 goles, y tan sólo uno oficial, hace más de dos años ante Venezuela en el Monumental. 

En ese lapso, Argentina cayó 1-6 con Bolivia, 1-3 con Brasil, entró por la ventana al Mundial, quedó afuera 0-4 con Alemania en cuartos y, en la Copa América en Argentina, fue eliminada en la misma instancia por Uruguay. 
Hoy se renueva la ilusión. Sabella puede lograr lo que no hizo ni Maradona ni Batista: explotar al máximo las cualidades de Messi. Sacarle la mochila de conductor y hacerlo definidor. Quitarle un poco de presión, tanto en la creación como en la opinión pública, que le adjudica todos los fracasos de la celeste y blanca. Sabella puede volver a crear la sociedad Riquelme-Messi. Y así, Lio estaría feliz.
Anuncios

Un pensamiento en “Lio está feliz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s