Debut tibio

Boca arrancó flojo el comienzo de la Copa bajo el calor sofocante de Barinas. En un partido con pocas luces, se trajo un empate de Venezuela ante el Zamora, un equipo que se mostró casi amateur. Para soñar hay que mejorar.
Por Leandro Ulloa (@CancionUlloa)

El 10 no tuvo un gran partido en Venezuela y Boca lo sintió. 

El xeneize volvió a la Copa Libertadores y, en un partido para el olvido, terminó en cero ante el Zamora venezolano. En un encuentro con trámite lento y casi sin llegadas, Boca tuvo el gol en dos acciones de Silva, que primero el arquero y después el palo le dijeron que no. 

Típico debut de Copa de Boca. Que, si entraba la última – ¿quién le puso ese palo al Tanque, justo en su debut?-, muchos hubiesen escapado del análisis y se hubiesen conformado con los tres puntos, que importaban y mucho. Pero, con el 0-0, el análisis es crítico, sobre todo para pasividad del planteo táctico. 
Durante 90 minutos la pelota fue de Boca, y eso, sacando lo que fue el desarrollo del juego, es un aspecto positivo: si tengo el balón, me aseguro el cero en mi arco. Finalmente, fue lo que pasó. Pero lo que no supo hacer el equipo de Falcioni fue que hacer con la redonda. 
Riquelme intentó sin éxito. No generó peligro para Zamora.

Así, con un Riquelme lejos del arquero, sofocado por el calor -33 grados- y sin opciones de pase – el casi nulo movimiento de sus compañeros lo obligó la mayoría de las veces a tocar para atrás-, Boca no encontró la manera de generar peligro. Factor clave: en el calentamiento, Clemente Rodríguez, socio ideal de JR, se lastimó y le dejó su lugar a Franco Sosa, de flojo desempeño. 

Julio Falcioni mandó a la cancha –tal vez un poco tarde- a Mouche, Chávez -tiró el centro que terminó en el cabezazo de Silva al palo- y Ledesma, pero siempre puesto por puesto, sin modificar el esquema. Así, mantuvo una línea de cuatro en el fondo que, con un Zamora muy retrasado, podría haber mutado en tres. Tal vez, desde lo táctico, el error más significativo del DT. 
Pero entre el calor, el nivel de los jugadores xeneizes, el ritmo cansino del partido y la intención constante del Zamora de cortar el juego con faltas, el encuentro se hizo un verdadero bodrio. Por consecuencia, el resultado quedó ajustado a lo que ofrecieron ambos equipos. Un empate en cero que dejó poco para rescatar pero mucho para mejorar. Empezó el sueño de la Copa Libertadores pero, por ahora, muy tibio.
Anuncios

Un pensamiento en “Debut tibio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s