Riquelme juega cuando quiere

El Diez se transformó en el jugador de Boca Juniors con más partidos en La Bombonera y así derrumbó una teoría más del periodismo berreta: que no juega nunca.  

Por Leandro Ulloa (@CancionUlloa)

Riquelme195

No se pueden meter con su juego de excelencia. Últimamentee, tampoco con su conducta fuera de la cancha, debiendo desmentir cada una de las falacias que se crean detrás de su figura. Y ahora, el periodismo también perdió uno de sus bastiones a la hora de la crítica infundada hacia el Diez: su periodicidad para participar en los encuentros que juega Boca.

Un baldazo de agua fría a las críticas llegó con un récord que difícilmente alguien pueda igualar: el de mayor presencias en La Bombonera con la camiseta de Boca. Ni Palermo, ni Guillermo, ni Marzolini, ni Suñé, ni Mouzo, ni nadie. El que más jugó en el Templo es “el que no juega nunca”: Juan Román Riquelme, con 195 partidos.

Desglosando rápidamente son 184 encuentros desde el arranque y once ingresando desde el banco; completó los noventa minutos en 141 oportunidades y sólo fue expulsado una vez, ante Rosario Central, justamente el rival del último domingo. Convirtió 52 goles en “el patio de su casa”, con un promedio de uno cada 314 minutos.

Pero lo más sorprende -y lo que motiva a esta nota, además del récord- es la comparativa entre el joven Román que debutó en 1996 y se fue en 2002, y el maduro Riquelme que volvió en 2007 y hoy es capitán y líder.

En su primera etapa disputó 99 partidos, marcó 26 goles y se quedó con seis títulos antes de emigrar a España. Y desde su retorno, con dos interrupciones de seis meses, fueron 96 partidos, la misma cantidad de tantos y cinco coronaciones. Una paridad absoluta.

¿Acaso alguien se atrevería a criticar al joven Juan Román, como se lo hace ahora con el maduro Riquelme? Uno imagina que no. Sin embargo, los números son sorprendentemente similares.

“Riquelme de visitante nunca juega”. Otra afirmación totalmente falaz e infundada, como de costumbre. Las estadísticas y los archivos no muerden, señores periodistas, creadores de afirmaciones sin sustento: los números, si se buscan, se encuentran.

Si tomamos el período entre 1996 (año del debut) y 2002 (transferencia a Barcelona), Riquelme fue el jugador que más partidos jugó fuera de casa con la camiseta de Boca: 88, seguido por Traverso (86), Guillermo (85), Bermúdez (80) y Córdoba (79).

En su segunda etapa (2007-2013), cuando las críticas fueron más duras con respecto a su presentismo de visitante, los números silencian: 72 partidos disputados, sólo superado por los 86 de Martín Palermo.

Las estadísticas exponen. Los críticos de siempre, impulsados y motivados por cuestiones extrafutbolísticas -muchas veces malintencionadas- tienen que guardarse otro de los recursos que intentaron usar para desprestigiar la grandeza del jugador más significativo de la historia del equipo más popular del país. Aunque en algo tenían razón: Riquelme juega cuando quiere. Pero él siempre quiere jugar con la camiseta de Boca.

Anuncios

Un pensamiento en “Riquelme juega cuando quiere

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s