¡Braden o Román!

Cual batalla librada por Juan Domingo Perón en 1946 ante el embajador de los capitales extranjeros, el 10 se erige como el estandarte de lo propio, de lo nuestro, de lo humano ante lo ajeno, lo frío y mecánico.

Por Nicolás Merletti (@nicomerletti)

Román Peronista

Spruille Braden fue el embajador en Argentina en 1945 y su lucha encarnizada contra el movimiento popular y obrero lo llevó a convertirse en el símbolo del usurpador, el que se mete en lo que no le corresponde y quiere imponer fórmulas ajenas a la idiosincrasia del lugar.

Esta descripción un tanto torpe, ¿no les hace recordar a alguien? Un emisario de poderes mayores, que operan desde afuera. Una persona en territorio ajeno, casi desconocido mandado a reinar con directivas modernas, buscando cambiar las tradicionales. Si no se les vino una figura cachetona a la mente fracasé rotundamente en estas líneas.

Hace casi 70 años al señor Braden le encomendaron sacar del camino a la figura fuerte, Juan Domingo Perón. Y como buen sirviente así lo intentó. Y así fracasó.

Ahora hay una nueva misión. Y el fiel siervo de cachetes prominentes aceptó las órdenes y las lleva adelante buscando bajar al ícono de la multitud Xeneize.

En estos tiempos de globalización no hizo falta un Libro Azul. Horas y horas de programación y miles de líneas se han utilizado para atacar, difamar y demonizar la imagen de la figura fuerte de Boca. Del 10. De Juan Román Riquelme.

El pueblo Xeneize como cualquier pueblo no está exento a dejarse influir. Y así es como varios caen en los juegos mediáticos y toman la postura de ponerse en contra del que mejor los representa. Pero por suerte como hace tanto tiempo, son los menos. Y los más, los que no tenemos la venda en los ojos y nos damos cuenta de las burdas operaciones lo hacemos público.

De aquí surgieron las manifestaciones multitudinarias en favor del 10. Llenando la “Plaza Azul y Oro”. Nuestra amada Bombonera. Miles de almas hicieron sentir el grito sagrado de defensa del ídolo. Porque si lo tocás a él, tocás a Boca.

Porque nada es más grande que Boca. Pero Riquelme es lo más grande que tiene Boca.

Dicen que la historia está destinada a repetirse. Hace mucho desde afuera quisieron bajar al más popular de todos. Ahora vienen por lo mismo. El final sigue abierto.

¡Braden o Román!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s