Un triunfo que ilusiona

http://picasaweb.google.com/s/c/bin/slideshow.swf

Argentina volvió a ganar y puso prácticamente los dos pies en los Octavos de Final. Vapuleó en el resultado a una débil Corea del Sur que por momentos insinuó con meterse en el partido. Pero la Selección lo liquidó al final y se quedó con el ansiado triunfo.

La selección mostró todo lo que queríamos ver. Messi sigue enchufado –no tanto como en el debut-, Tévez también, Agüero entró bien, Mascherano sigue firme en el medio y el Pipita se despachó con tres goles. Solo dos delanteros lo habían logrado. Stábile en el ’30 y el gran Bati dos veces: contra Grecia en el ’94 y con Jamaica en el ’98. Pipita se metió en la historia grande del seleccionado en Mundiales y es el goleador en Sudáfrica.

Argentina hizo más que ganar un partido. Sumó en confianza y contundencia. Se llegó y se convirtió, algo que había quedado pendiente ante Nigeria. Pero hay algo que sigue inquietando. La defensa sigue sucumbiendo ante los pocos ataques de los rivales. Y esto puede costar caro contra selecciones más importantes, que no van a errar como erraron los nigerianos o los surcoreanos.

El partido arrancó favorable. Hay algo que es fundamental para ser campeón y hoy lo tuvimos: suerte. Es real que hay que acompañarla, pero arrancar con un gol en contra de los asiáticos es un guiño de la suerte. Messi tiró el centro y Chu Young Park la mandó adentro. Otra vez un gol de pelota parada para abrir el partido. Después, el Pipita cabeceó solo luego de una peinada de Burdisso –que entró por el lesionado Samuel, la nota negativa del partido- y puso el segundo con la complicidad del arquero coreano. Cuando el partido parecía controlado, Demichelis falló feo y Chung Yong Lee puso el descuento justo antes que termine el primer tiempo.

El segundo arrancó más complicado. Los coreanos vieron la posibilidad y se arrimaron un poco más al arco de Romero. Ahí la defensa no respondió de la mejor manera y sufrió algunas llegadas peligrosas. Pero en el peor momento argentino, vino lo mejor. Entre Messi y la entrada de Agüero, pisaron el acelerador y ayudaron a Higuaín a completar su triplete. 4 a 1 y partido liquidado.

El resultado ilusiona. Más teniendo en cuenta cómo juegan las demás selecciones. Pero ojo, hay que tener en cuenta que todavía no jugamos contra nadie y estar preparados para cruzarse con las selecciones grandes. Y para eso hay que afinar un par de detalles. Pero ¿quién le quita la ilusión a la gente?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s